QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


martes, 29 de octubre de 2013

Quique y los problemas de comunicación.

Quique, debido a su espectro autista, tiene graves problemas de comunicación. Conforme Quique se hace mayor, el no poder transmitir algo en un momento dado, puede desenbocar en impotencia, ira, frustración...
Es todo una cadena, ya que éstos sentimientos, a vez, son los que afloran a modo de conductas disruptivas, inadecuadas, desadaptadas... también conocido más comúnmente, como RABIETAS.
Gracias a la logopedia, la atención temprana y todo el conglomerado que lleva dentro: pictogramas, paneles visuales, agendas de anticipación... etc. etc. etc;  la cosa mejora. No hay duda de que los sistemas alternativos de comunicación, han mejorado ostensiblemente la calidad de vida de las personas con autismo y de quienes les rodean. Pero, lamentablemente, aún no todo es tan sencillo.
Quique se comunica tanto con lenguaje oral, o sea, palabras o frases cortas, que a veces entiendes y a veces no. También utiliza fotografías, pictogramas y también se comunica por gestos o te coge él y te lleva de la mano.
Sin embargo, esta tarde por ejemplo, he tenido una experiencia muy triste. Quique quería ver una película en concreto y yo no le entendía. Me lo ha repetido lo menos veinte veces, mirándome a la cara y sus ojos me decían... porqué no me entiendes???
Mi primera experiencia con los problemas de comunicación, la tuve de jovencita. Iba por las tardes a dar clases particulares a casa de una niña sordomuda. Era en Petrer, la niña se llamaba Noelia, era guapísima, pero tengo que decir también que tenía mucho genio, tenía un carácter muy fuerte. Recuerdo que tenían una bombilla encima de la puerta y otra en el pasillo, bombillas de color rojo, creo. Cuando sonaba el timbre, se encendían las bombillas.
Noelia acudía a un colegio ordinario, de modo, que las materias que daban por las mañanas, yo se las explicaba por la tarde. Ahora, mejor que nunca, comprendo su impotencia cuando yo no podía entenderla.
De hecho, despues de tantos años, he revivido mi propia impotencia.
Pero siempre de manera productiva, eso sí.  Entonces aprendí mucho de la lengua de signos y ahora hago pictos!!!
A ver si encontrais la entrada de cuando me fuí al cole a por Quique, con un picto del zumo pegado en el trasero. Os gustará.
Buenas noches y un abrazo.