QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


miércoles, 27 de marzo de 2013

Los autistas como software testers

Ver la noticia en la fuente original




Aunque cada día es más frecuente encontrar personas con discapacidad formando parte de la plantilla de las empresas, desarrollando labores de responsabilidad, todavía hay muchas personas sin posibilidades de desempeñar un trabajo remunerado. En cambio, una empresa danesa dedicada al testing de software destaca por tener un 75% de autistas en su plantilla.
El fundador de la empresa, Thorkil Sonne, empezó a interesarte por la integración de los autistas en el mundo laboral cuando a su hijo Lars, con tan solo 3 años de edad, le diagnosticaron el Síndrome de Asperger. Sonne y su esposa Annette, entendieron las serias dificultades que tendría su hijo con un tipo de autismo que afecta notablemente a las relaciones sociales y a la interacción con el medio que les rodea. Sonne descubrió que sólo un 6% de la población autista está integrada en el mundo laboral, a pesar de las sorprendentes y peculiares habilidades que tienen las personas con autismo. Es cuestión de encontrar un trabajo que se adecue a las cualidades de la población autista para poder integrar a estas personas dentro del mercado laboral.
Con el tiempo descubrieron que, al igual que Lars, la población autista goza de una memoria fotográfica inmejorable y de una meticulosidad pasmosa a la hora de ejecutar una acción. En cierta ocasión, con tan solo 7 años de edad y tras un viaje en coche desde Escocia a Alemania, el hijo de Sonne fue capaz de reproducir fielmente en una hoja de papel un esbozo de Europa con unos rectángulos y unos números en cada país, a partir de un mapa de carreteras con el que se entretuvo durante el viaje. Sus padres observaron con sorpresa que Lars había sido capaz de memorizar con precisión la tabla de contenidos que representa el mapa del continente, con cada uno de los números de página que figuran en los cuadros de los distintos países.
A partir de estas experiencias, Sonne descubrió que estas habilidades, así como su cuidadosa ejecución, eran exactamente las cualidades que buscaban en algunos de sus empleados de la mayor compañía de telecomunicaciones de Dinamarca, en la que trabajaba como director técnico. Tras constatar las habilidades de Lars con las experiencias de otras familias que conoció como voluntario en una organización para familias con personas con Síndrome de Asperger, decidió emprender y montar una empresa orientada a la integración de la población autista y potenciar las notorias cualidades de estas personas.
Así que en 2003 fundó la compañía Specialisterne –en danés “los especialistas”–, un plan de negocio que compatibilizaba las características del perfecto tester de software con las habilidades de las personas autistas, como tener buena memoria, ser persistente, seguir metódicamente las instrucciones de la actividad que se está realizando, detectar cualquier desviación de los resultados esperados, entre otras. Estas habilidades, propias de trabajos específicos como la entrada de datos o pruebas de software son, precisamente, las principales características del autismo.

Tras casi una década de funcionamiento fiel a su filosofía por y para la integración de la población autista, la compañía dispone de una plantilla de unas 50 personas, 35 de ellas autistas con cargos de responsabilidad, como consultores asesorando a 19 empresas de Dinamarca. En este sentido, Ernie Dianastasis, director general de una compañía de tecnología de la información que se ha comprometido a trabajar con Specialisterne para encontrar empleo para tester de software a autistas en Estados Unidos, reconoce y pone en valor la labor de Thorkil Sonne y su empresa: “Él me ha ha ayudado a pensar de otra manera, que estas personas pueden ser parte de nuestro negocio y nuestros planes”.
De la misma forma, Specialisterne ha inspirado la creación de cinco empresas más en todo el mundo con esta misma filosofía. Entre los planes de Thorkil Sonne está el de mudarse en breve con su familia a los Estados Unidos, donde el número de adultos con autismo es bastante importante, y el sector tecnológico del país supone un nicho de negocio potencial para la expansión de Specialisterne.

La experiencia a demostrado con los años que los investigadores del Síndrome de Asperger subestimaron la inteligencia de las personas autistas. Un artículo publicado en 2007 por un equipo de científicos canadienses demostró que la escala de medida del nivel de inteligencia varía enormemente, dependiendo de la prueba utilizada. De forma que la escala histórica utilizada en la investigación del autismo, la escala Wechsler, daba como resultado que un tercio de los niños examinados entra dentro del rango preestablecido de discapacidad intelectual. Sin embargo, en las Matrices Progresivas de Raven, que no basan su diagnóstico en la capacidad de lenguaje, daba como resultado que la mayoría de los niños examinados por la escala de Wechsler estaban por encima de la media y una tercera parte mostraban tener un alto coeficiente de inteligencia.
En 2009, un estudio de los científicos del Kings College de Londres concluyó que alrededor de un tercio de los varones autistas tienen “algún tipo de habilidad excepcional” como, detectar detalles inapreciables, distinguir entre sonidos o tener capacidades espaciales innatas con las que imaginar estructuras tridimensional complejas y poder trabajar con ellas mentalmente.