QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


martes, 29 de enero de 2013

QUIQUE Y LOS REFORZADORES POSITIVOS

Al igual que los coches funcionan con gasolina, Quique funciona con los "reforzadores positivos". Me explico.
Tengo una tablita pequeña, hecha con un folio plastificado. Cuando quiero que Quique haga algo, le ofrezco otra cosa a cambio, es como una especie de soborno, por decirlo de alguna manera. Por ejemplo, esta tarde, le he puesto el pictograma de hacer los deberes, después le pongo una flecha que lleva a otro pictograma a la derecha, eran las chuches. Con el dedo le indico: "Quique, si haces los deberes, te doy chuches".
Cada vez que Quique termina una ficha, me pide su caramelo. No penséis que me perdona ni una sola ficha. ¡Menudo es el tio!
El tema de los reforzadores positivos, funciona de maravilla con Quique, pero hay que aprender a utilizarlos, no es tan sencillo como parece.
Si yo le digo a Quique, "si haces ésto", "te voy a dar ésto", entonces, tengo que cumplirlo a rajatabla. Con Quique no se puede negociar, entonces, las promesas hay que cumplirlas sí o sí. No hay más. Porque si no lo hago, ya sé que al día siguiente, ese refuerzo con Quique no funcionará.
Si yo le digo a mi hijo: "Quique, si haces las fichas nos vamos a la piscina" y luego no vamos, al día siguiente no va a hacer las fichas. Cabe recordar que Quique tiene una memoria excepcional, fuera de serie.
De todas formas, esta es la parte más sencilla; aquí, los reforzadores los pones tú, es algo que le puedes dar. El problema es cuando es él quien te pide, conste que Quique es muy listo.
Estábamos haciendo los deberes y me dice "al coche", y le digo, no, al coche no. Al rato, me dice, al coche y le digo, no, hoy no hay coche. Al rato, me dice, al coche y le digo, vale, pero luego. ¡Ya está! ¡Ya he perdido! ¡Ya me ha pillado!
Le he dicho, que sí, que vale, pero que luego. Así que, al terminar las fichas, no he tenido más remedio que darle unas vueltas con el coche por el barrio. Ha sido algo rápido, me he ido hasta con el pijama debajo del anorack, pero no he tenido más remedio que hacerlo, se lo había dicho.
De todas formas, y ya para terminar, da un gustito darse una vueltecita en coche con Quique!!!  Abres la ventanilla, te da el airecito, ves a la gente por la calle, las luces, los coches... te despejas. Es tan bonito ser tan feliz con tan poco!!! Más de cuatro, deberían aprenderlo.
Espero que os sirva la entrada.
Muchas gracias por estar con nosotros.
Buenas noches, un abrazo y recordad: ser felices.