QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


martes, 15 de mayo de 2012

Quique, el buen tiempo y el retorno de una antigua pesadilla.

Querido/as amigo/as, buenas noches.

Desde el fallecimiento de mi padre, todavía no he conseguido ponerme las pilas, tengo dos preciosos premios para poner, lo haré esta semana, pero esta noche he decido volver a escribir, y lo voy a hacer hablando del regreso de una pesadilla de la que hemos podido descansar durante todo el invierno.

VIVIR EN COMUNIDAD Y AUTISMO.-

A menudo, vivir en comunidad, no es fácil y si tienes un hijo con autismo, a veces, las cosas son todavía un poco más complicadas.

Lo primero que tengo que decir, antes de escribir la entrada, es que reconozco, agradezco y valoro, que tengo una suerte inmensa con mis vecinos y que nunca he recibido de ninguno de ellos ni una sola queja, ni un mal gesto, nada, todo lo contrario.

COLARSE EN CASA DE LOS VECINOS.-

Con la llegada del buen tiempo, los vecinos empiezan a tener las ventanas y las puertas abiertas, entran y salen a la piscina, al jardín... y Quique se transforma, se vuelve loco. En invierno, como sabe que no se puede bañar en la piscina y que todos los vecinos tienen todo cerrado, él se relaja y se está en casa tan ricamente, pero ahora, ya llega del cole con la absesión de salir afuera.

Cuando Quique era pequeño, instalamos un cierre de seguridad en la puerta de la terraza, de los que sirven para que los niños no abran los armarios, pero claro, ahora Quique ya es mayor y no sólamente abre el cierre de la puerta del comedor sino que salta las puertas de las terrazas, además por su complexión y la fuerza que tiene lo hace sin ningún esfuerzo. Además, siempre todo ocurre en cuestión de segundos, ya sabéis que Quique es rápido como el viento.

El otro día, estaba una vecina regando las plantas y Quique se le coló tan rápido que yo creo que la Sra. ni siquiera vió a Quique entrar corriendo, yo creo que vería como una luz, debió de pedir hasta un deseo. Quique salió corriendo de la cocina con una naranja tan grande, que sería la más grande que había. Yo le dije: "Felicidades Quique, seguramente no haya una naranja más grande, pero no en la casa de Juani, sino en toda Alicante". Claro, una cosa es contarlo y otra es vivirlo, yo me quedo dando las gracias y pidiendo perdón con cara de imbécil y es complicado de llevar, sobretodo cuando es durante toda la tarde y otra tarde y otra tarde y otra tarde...

Esta tarde Quique se ha metido en casa de otro vecino, Vicente, saltando las dos terrazas, la mía y la suya y ha salido de la cocina con un Kit Kat, que encima es lo malo que tiene ésto, que Quique tiene gracia y es rápido para pillar cosas y como los vecinos no le niegan nada, pues siempre sale con pesca. Yo no sé si voy a poder soportar esto durante todo el verano.

Estamos pensando en nuevas soluciones y al fin y al cabo, ésto es lo más importante de todo, el hecho de coger el problema, estudiarlo, analizarlo, resolverlo y compartirlo para quien le pueda servir. Ésto es lo que yo hago, aprender a través de vuestros blogs y de todo lo que pillo a mi alcance.

ANDREA Y LAS RELACIONES DE QUIQUE CON LOS DEMÁS NIÑOS.-

Hasta ahora, Andrea salía a jugar a la urbanización con los demás niños, aunque ella era más mayor, pero todavía estaba en una edad que le permitía hacerlo. Ésto hacía que la integración de Quique con los niños de la urba fuera posible, porque ahí estaba Andrea. Pero mi hija ya es mayor, ya ha empezado el instituto y ahora la diferencia de edad la distancia del resto de los niños, lo que es del todo lógico.  Andrea ya se mete en su habitación a estudiar, con su música, su lectura, sus cosas de internet, o queda con amigas de su edad... todo ha cambiado.

Ahora en la urba hay un grupo de cuatro nenas pequeñas que juegan con sus cositas, sus tacitas, sus platitos, sus muñecos y Quique va detrás y delante de ellas, que tampoco hace nada malo, pero para mí es un poco de apuro. Os voy a exponer un caso real, porque no sé explicarme mejor: El otro día las niñas tenían todos sus cacharritos en la mesa de pimpón, estaban jugando tranquilamente y se acercó Quique corriendo y barriendo toda la mesa con la mano lo tiró todo al suelo. Yo le apercibí delante de ellas y las consolé y a Quique le hice que lo recogiera todo y lo volviera a colocar en la mesa de pimpón, pero es complicado, no sé si termino de explicaros bien la situación escribiéndolo, claro, para ver bien lo que quiero decir, hay que vivirlo.

EL DESCANSO DE LOS/LAS PAPÁS/MAMÁS.-

Para concluir, hablar de mi situación como madre. El hecho de que los niños salgan a la urba por las tardes, la verdad es que es un desahogo para todas las mamis. Veo como mientras los niños están afuera las mamis están tan ricamente planchando, o limpiando, o leyendo, o en sus ordenadores, o haciendo la cena... lo que les venga bien. Quique ya tiene nueve años, va a hacer diez y yo no sé lo que es eso. Para mí no es un desahogo, sino todo lo contrario, porque yo tengo que estar todo el tiempo afuera pegada a él, con lo cuál, cuando llega la hora de las duchas, las cenas e irse a la cama, yo me encuentro con que estoy agotada y todavía lo tengo todo por hacer.

El otro día, que me pegué toda la tarde afuera con Quique, mi vecino Joaquín estaba en la terraza y en un momento en que nos quedamos los dos mirando, yo le dije: "Ay Joaquín, yo estoy mucho mejor en invierno que en verano" y él me miró y me dijo: "Ya lo sé, Concha", "Ya lo sé".

Seguiremos compartiendo, buenas noches y un abrazo. Ha sido un placer.