QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


lunes, 13 de junio de 2011

Un menú para ayudar a niños autistas

Marta, hija de José Ignacio Merchán y Mari Cruz García, padece autismo. En plena adolescencia, su enfermedad es incurable y sus padres luchan para conseguir que tenga la mejor calidad de vida posible. Para conseguirlo, Marta se somete a terapia conductual, un método de trabajo que permite a niños con autismo realizar grandes progresos con su enfermedad para tener la mayor autonomía posible. Pero tanto Marta como otros compañeros que han conseguido progresar más que ella, no reciben esta terapia en sus colegios. Estos niños deben acudir al grupo de terapia conductual que promueve la asociación Aprendemos y que financian con aportaciones de los padres, subvenciones públicas, aportaciones de entidades privadas y todas aquellas iniciativas de colaboración que se les puedan ocurrir a los socios de esta entidad, donde la imaginación y el trabajo sobran.


La terapia que reciben sus hijos y cuya implantación reclaman para los colegios públicos es el conocido como método ABA. «Se trata de un sistema que modifica la conducta de los niños. Esta enfermedad, detectada a una edad temprana, y aplicando este tipo de terapias, hace que los niños sean más autonómos y están más integrados», explica José Ignacio merchán.

La asociación Aprendemos no trabaja el ocio de los niños ni tampoco el de los padres. Su tarea consiste de dotar a los niños de herramientas para intentar ofrecerles un futuro mejor del que tienen ahora. Pero conseguirlo no es sencillo. Si algo tiene la terapia conductual es que resulta muy cara. «Nosotros tenemos unos gastos de unos 6.200 euros al mes. Contamos con cinco psicólogos contratados», señalan.

El alto coste de esta terapia se basa en la necesidad de desarrollar programas individualizados para cada niño. Es decir, la misma terapia que se aplica a uno no tiene por qué servir para otro. «Nuestro problema es que son niños a los que se tira en colegios de educación especial. Tenemos niños con siete años que están aprendiendo a leer casi al mismo ritmo que el resto. Pero el problema es que aprenden en la asociación y que esas enseñanzas no se llevan a los colegios porque es demasiado caro», explica Rosa Díaz, otra de las integrantes de la asociación.

Esta asociación no se detendrá hasta que no consiga que el Ministerio de Educación introduzca este tipo de enseñanzas en los centro públicos. Por ahora, recopilan información científica que les sirva como aval para presentar una reclamación formal en el ministerio. Hasta entonces, necesitan conseguir los fondos necesarios para continuar desarrollando una actividad que sólo pueden ofrecer a sus hijos a través de la asociación. «Hacemos de todo. Vendemos camisetas, lotería.». Y también organizan cenas como la que se desarrollará el día 24 de junio en el hotel Marqués de la Moral a partir de las nueve y media de la noche. «El precio del cubierto es de 30 euros. Con lo que recaudemos, pensamos pagar las pagas extraordinarias de julio de los psicólogos. Así trabajamos», explican.

Fuente de la noticia:
lavozdeaviles.es
http://www.elcomercio.es/v/20110612/aviles/menu-para-ayudar-ninos-20110612.html