QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


miércoles, 8 de junio de 2011

Entrega de Orlas de Andrea. Quique, así no!!!

Siento mucho escribir en estos términos, pero Quique se ha portado muy mal esta tarde en la entrega de Orlas de Andrea. Papá está de viaje y la familia no ha podido venir, sólo la tía María. Para empezar, Quique no quería entrar al colegio, ya sabe que vamos a un festival, o a una reunión o a alguna gaita y se revela.
Lo del principio ha sido gordo, en nuestra línea, así, "para que todo el mundo sepa que hemos venido".
A un lado del escenario había colocada una mesa con unos manteles y unas cestas encima llenas de conos de celofán con chuches, que después no eran eso, sino unas camisetas envueltas con las fotos de los niños. Pero tanto a Quique como a mí, nos habían parecido chuches. Quique ha salido volando hacia el escenario y no llegaba, yo pensaba que tiraba del mantel y se llevaba todo el escenario por delante. Ha sido espectacular. El bullicio de la gente, de repente, se ha convertido en silencio, porque solamente se ha oído mi firme: "Quique, nooooooo!!!!!!
Después nos hemos sentado en nuestras sillas, he encendido la cámara de vídeo, no tenía batería, pero no es que tuviera poca batería, es que no tenía nada, se ha apagado isofacto. A veces, siento que en mi vida, desde que tengo a Quique, todo es así, todo a salto de mata. Es como si me moviera por impulsos.
Imposible tener a Quique sentado, ya se ha ocupado él de eso, además me pedía que le llevara a los columpios.
Desde los columpios, veía a la gente sentada, descansada, disfrutando, aplaudiendo, haciendo fotos y vídeo y quería, de pronto, que mi vida también fuera así. Unas lágrimas han aflorado a mis ojitos siempre tan maquillados y he dicho, no, no voy a llorar, quiero mostrarme bien, que nada me borre mi sonrisa. Pero en el fondo, yo quería estar como los demás papás y mamás.
No solamente no he llorado, sino que encima he dado gracias de que hubieran montado el escenario de cara a los columpios y de que pudiera estar viendo todo aunque fuera un poco de lejos. A los profesores que tenían la voz más fuerte, también he podido oírlos.
Además, mi hermana María ha podido hacer fotos y vídeo y he pensado: ¡qué bien! ¿qué más quiero???
Quique llevaba un pantalón baquero gris oscuro y un polo azul marino y cuando quiere portarse mal a cosa hecha, lo borda. Así que ha terminado rebozándose por toda la arena, ha salido blanco del tema.
Creo que queriendo llevarme a Quique a todas partes, nos hago un flaco favor a nosotros y sobretodo, también le hago un flaco favor a él. Creo que tengo que reconsiderar este tema. Lo digo porque el domingo por la tarde fue el festival de fin de primaria de Andrea y fuimos sólos y fue genial. Nosotros disfrutamos muchísimo de la actuación de Andrea, cosa que se merece y a su vez, y lo que es más importante, Quique se quedó tranquilito en casa jugando con mi amiga Adriana y todos contentos. Tengo que reconsiderar este tema, porque lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.
GRACIAS A TODOS LOS QUE CAIGÁIS POR AQUÍ. Y SI NOS DEJÁIS UN COMENTARIO, MUCHAS GRACIAS. VUESTRAS PALABRAS NOS AYUDAN A SEGUIR ADELANTE CON ESTE PROYECTO. UN ABRAZO. CONCHA TENDERO.