QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


martes, 23 de junio de 2009

No hay vuelta atrás

Cuando recibes la noticia de que tu hijo tiene autismo, ya no hay vuelta atrás, ya no hay retorno, la suerte está echada, esto es lo que nos ha tocado vivir y no hay marcha atrás.
En primer lugar nos encontramos con la sorpresa, con el susto, con la incredulidad... En esta primera fase podemos gritar, chillar, patalear... pero no hay vuelta atrás. No podemos hacer nada, no está en nuestra mano, nos quedamos sumidos en el desconcierto y la impotencia.
Pasada esta fase entramos en la etapa de la negación, el ¿por qué a mi hijo?, el ¿por qué a mí?, el ¿por qué a nosotros?. Es la etapa del "no puede ser".
A continuación, cuando despertamos de este trance nos sucumbimos en un profundo dolor, una etapa de duelo y depresión. Porque un duelo no se vive simplemente por la pérdida de un ser querido, sino también por la pérdida de alguien que creíamos tener y no teníamos. De repente, aunque nuestro hijo sigue siendo nuestro hijo, el mismo niño, pero como digo, de repente, de la noche a la mañana todo a cambiado. ¡ Y es tan duro ! A malas penas puedo expresarlo con palabras, es para vivirlo.
Imaginaros que cuando recibís la noticia, es como que dejáis de caminar por la vida por la que andabais y os veis inmersos en un túnel. Un túnel muy largo, muy frío, muy oscuro. El túnel de la rabia, de la ira, del descorazonamiento, de la impotencia y del dolor.
Todas las fases que he descrito, son como el camino dentro del túnel. Y vas avanzando... lentamente, dolorosamente, vas avanzando... Te parece que nunca vas a ver la luz, pero la ves, sí, hay luz, al final del túnel hay luz y saldrás, como nosotros hemos salido y como millones de padres en el mundo han salido.
¿Sabes por qué se sale del túnel?
Porque no hay nada más grande en este mundo que el amor de una madre o de un padre hacia su hijo y el amor de un hijo hacia su madre o padre.
Si vas por el túnel y sientes que no tienes fuerzas para luchar, no te preocupes, no luches, no es tu momento. Ocúpate de cuidarte tú y de cuidar a tu hijo, déjate llevar por el amor, no pierdas la esperanza, recuerda siempre que la esperanza es lo último que se pierde. Dale la mano muy fuerte a tu hijo y con sus caricias, con sus miradas, con sus gestos, con sus abrazos... él te sacará.
No se me ocurre nada más grande en este mundo que mis hijos. Daría mi vida por ellos. Aquí no hay secretos. El amor por tu hijo/a es lo que te hará salir adelante.
Un día nuestro pediatra me dijo que no me hiciera la fuerte, y eso hice. Supe pedir y recibir ayuda cuando me hizo falta, y aún hoy. Pero viviendo y expulsando mi profundo dolor es como puedo estar hoy aquí escribiendo.
Cuando sales del túnel, sientes que al ducharte los geles huelen muy bien, y las fresas saben dulces como cogidas del bosque, y quieres peinarte, maquillarte, ver una película, leer un libro. Vuelves a la vida!!! Con nuestros hijos hay vida, quizá a veces es un poco más dura, pero merece la pena vivirla.
Suerte para todos y aquí estamos para lo que necesitéis.
Un abrazo.
Post-Data: Una vez dije en otro blog, que el autismo no se supera, se aprende a vivir con él. Muchas madres me dieron la razón. Aprende a vivir con el autismo, merece la pena.
NOTA: No hablo sólamente por mi propia experiencia sino también por la de los padres con los que comparto muchas vivencias.
Dedicatoria: Esta entrada está dedicada a mi marido y a mis dos hijos, sin ellos hoy yo no estaría aquí.