QueridoQuique

Autismo y Familia!!! Autismo y Vida!!! Autismo y Esperanza!!!

Este blog está dedicado a todos los niños y niñas, que como mi hijo Quique, hacen que el sol brille cada día con más luz. Besos de papá, mamá y Andrea. Te queremos Quique.

Cuando el autismo llama a tu puerta, sientes que te lo ha robado todo. Después descubres que no es así. Cada pequeño logro de tu hijo te hará sentir tan feliz, cada sonrisa suya, cada beso, cada abrazo, te llenarán tanto... que ya no concebirás tu vida de otra manera y en algún momento sabrás que TODO MERECE LA PENA!!!


miércoles, 29 de abril de 2009

Vuelta al trabajo

Hoy es un día muy especial para mí y es que he vuelto a trabajar después de una baja laboral por enfermedad de un mes. Lo cuál quiere decir, que aunque no había dicho nada, estaba malita y ahora estoy de nuevo muy bien y con las pilas cargadas. Con esta Entrada, inauguro una Etiqueta, a la que he denominado "Madres". Quiero dedicar estas Entradas a hablar sobre mis experiencias, mis emociones, mis vivencias... etc. Y como puede, por ejemplo, la madre de un niño con autismo, seguir con su vida normal, desarrollarla plenamente y ser feliz. (Bueno, mi concepto de la felicidad ya lo conocéis = momentos felices). Estoy convencida de que muchas veces, las mujeres tenemos que tener nuestro pequeño rincón independiente para nuestras cosillas. ¿Por qué? No sé explicarlo, pero supongo, que yo como madre puedo en algún momento ayudar a otras madres que lo necesiten (y ojalá que así sea), a la vez que otras mamás me ayudan a mí. Creerme si os digo, que en este Blog, es mucho más lo que recibo que lo que doy. Tengo una seguidora nueva y me ha hecho una ilusión increíble porque es una compañera de trabajo muy especial. Gracias Piti, un besote grande. (No solamente lo hemos pasado muy bien juntas, sino que en los malos momentos y he tenido muchos, siempre has estado ahí). Soy de horóscopo Virgo. Imaginaros que caos para la "gran señora del orden y la estructura", recibir de repente, un niño con autismo que te revuelve la casa constantemente, en fin, que os voy a contar. Pero... ahora digo... ¿y qué?, no pasa nada. Yo me estoy adaptando a mi hijo igual que él hace muchos esfuerzos por adaptarse a nosotros. Y creo que ahí está el kid de la cuestión. El quererse mucho, ser muy tolerantes todos y adaptarnos todos unos a otros. Quedo pendiente, sobretodo para las mamis nuevas, el contar como recibí la noticia de mi hijo con autismo y como lo superé todo. Bueno, para mí la palabra no es superarlo, la palabra es aprender a vivir todos con ello. El verano pasado conocí en un parque a una mami, ¡qué maja!. Enseguida que vio a Quique lo caló y se acercó a mí y me dijo si mi hijo era autista. Ella ya tenía mucho más rodaje que yo (su hijo era más mayor). Yo le dije que sí, me gustaba su conversación y su presencia, pero era incapaz de contener las lágrimas y me temblaba la voz. Lo recuerdo como si fuera ayer. Hoy, a veces también lloro, pero ya no tanto, no sé, de otra manera. Todo pasa. Hoy solamente por haber vuelto al trabajo me siento la mujer más feliz del mundo, ¿ya veis?, es curioso ¿verdad?. Pues lo único que quiero ahora es que lleguen las cinco y recoger a mis hijos y ver que llevan un buen día y pasar la tarde con ellos... La vida, a menudo, es mucho más sencilla de lo que la hacemos. Eso es una de las cosas que me ha enseñado mi hijo. Un abrazo.